jueves, octubre 6, 2022
InicioNoticiasEl hombre que se embarazó y lucho contra los juicios

El hombre que se embarazó y lucho contra los juicios

En el año 2008 las fotos de un hombre barbudo embarazado causaron impacto en el mundo.

Thomas Beatie, anteriormente conocido como Tracy Lehuanani LaGondino, nació siendo una mujer en Honolulu, Hawái el 20 de enero de 1974.

Thomas Beatie
Thomas Beatie

Aunque se identificaba como hombre desde los 10 años, su transición inicio cuando Beatie tenía 23 años, al recibir su primer tratamiento hormonal.

Cinco años después se sometió a una cirugía de reasignación sexual, el cual incluyo una mastectomía doble y reconstrucción del pecho para darle una apariencia masculina, sin embargo, decidió no optar por una esterilización y mantuvo intactos sus órganos reproductivos.

Luego de ello legalizo totalmente su identidad como hombre y no solo cambio su nombre oficialmente ante las oficinas correspondientes en Hawái; también cambio los documentos estatales y federales identificándose como hombre en su certificado de nacimiento, su licencia y hasta en su identificación de seguridad social.

Luego de dicho proceso, Thomas se casó con Nancy Gillespie; matrimonio totalmente legal y “tradicional” entre personas del sexo opuesto.

Para el 2008 tomaron una decisión que los pondría en la boca de los medios de comunicación

Thomas y Nancy deseaban formar una familia, sin embargo, al descubrir que Nancy no podía tener niños, decidieron que Thomas sería quien llevara a cabo el proceso de gestación.

Thomas Beatie, en su reciente boda, y en la imagen de la derecha, posando durante su primer embarazo.

La inseminación fue exitosa y oficialmente pudo decirse que un hombre dio a luz a tres hijos entre los años 2008 y 2010.

A raíz de esta decisión Thomas y Nancy se vieron envueltos en diversas situaciones difíciles, entre ellas, la discriminación de diversos profesionales de la salud y la agobiante e indiscreta presencia de los medios de comunicación, quienes incluso llegaron a burlarse de la situación.

La historia se hizo tan viral que incluso Oprah invito a Thomas a su programa, y allí, este último defendió su derecho a procrear y destaco que el deseo de tener hijos es humano y que no puede simplemente verse como algo femenino o masculino. Aclaro igualmente que se identifica como hombre y que el embarazo es un proceso que no cambia ese parecer.

Desde entonces su historia se ha televisado y se ha dado a conocer en decenas de apariciones a nivel nacional e internacional y Thomas actualmente es conocido como un abogado y activista LGBT centrado en la trans fertilidad y los derechos de reproducción.

Thomas fue el pionero respecto a la gestación de un transexual legalmente reconocido como hombre, al punto de ser identificado por los Records Guiness como el primer hombre casado del mundo en dar a luz, pero su caso no es el único.

Wyley Simpson y Stephan Gaeth

Wyley tenía seis años bajo tratamiento hormonal con el fin de desvanecer sus rasgos femeninos. Él sentía que el tratamiento le ayudaba e incluso afirmo que ya se sentía a gusto con su cuerpo, sin embargo, al ver en un ultrasonido al pequeño niño formándose, decidió que se embarcaría en esa aventura sorpresiva. Meses después ya era el orgulloso padre del pequeño Rowan.

Wyley Simpson y Stephan Gaeth

La pareja afirma que ha recibido mucho apoyo y aprobación y afirman que les complace ser un icono dentro de su comunidad; aseguran que sienten mucha satisfacción al poder representar a la comunidad LGBT y demostrar que el concepto de familia es muy amplio y que puede funcionar. También les recuerdan a las personas que lo importante es apoyar y ser libres.

Diane y Fernando

Esta pareja de transexuales en Ecuador es otro caso resaltante en la comunidad LGBT de Latinoamérica.

Diane Rodríguez y Fernando Machado antes conocidos como Luis y María, son una pareja trans que se conoció a través de Facebook.

Diane Rodríguez y Fernando Machado

Diane y Fernando quería formar una familia y tan solo después de tres semanas de vivir juntos quedaron en estado.

Ninguno de los dos había realizado una cirugía de reasignación de sexo, por lo que la concepción fue completamente natural.

Luego del anuncio del nacimiento esta pareja aprovecho la popularidad alcanzada para iniciar campañas de concientización sobre los derechos de las familias LGBT, las que hasta el momento han sufrido violencia y discriminación en diversos países del mundo.

Diane, al ser activista, considera que la visibilidad y el reconocimiento ayuda a incrementar la educación y, por tanto, disminuir el miedo y la discriminación. Diane ha sufrido violencia y secuestros, sin embargo, se toma muy en serio su papel como activista e incluso se ha postulado al congreso de su país. Ella está orgullosa de representar a los transexuales y es conocida como una reconciliadora entre personas altamente polares en su país.

RESPETO… ciertamente se trata de respeto.

Ciertamente las parejas transexuales o las parejas LGBT no son vistas como tradicionales o “normales”, sin embargo, al igual que todas las familias merecen respeto. Dentro de su propia labor activista todas parecen mantener el mismo lema: igualdad y respeto.

Muchas veces los activistas mencionan que lo que le falta al mundo es amor, y lo transmiten como mensaje, pues esperan que aumente la empatía; pero no olvidemos que el amor no existe sin respeto, sin tolerancia. Aunque una familia LGBT no se ve como una familia tradicional dice verse, sí merece que se le garantice seguridad y un desenvolvimiento libre de violencia en la sociedad, al igual que cualquier ser humano.  

Más allá de la popularidad de los casos que la gente considera “curiosos”, efectivamente la educación y el comportamiento respetuoso y cívico nos mejoraría como sociedad e irónicamente el comportamiento “social” “cívico” o incluso “racional” no se presenta siempre. Ese mensaje podría venir de la boca de cualquier ser humano y sería igual de válido ¿no creen? ¿O acaso pierde valor si no se trata de alguien “similar” a nosotros?

TE PUEDE INTERESAR