sábado, septiembre 25, 2021
InicioLifestyleCómo quitar la humedad y el moho para que no vuelvan nunca...

Cómo quitar la humedad y el moho para que no vuelvan nunca más

El moho realmente tiene maneras invasivas de aparecer. Puede entrar a tu casa a través de la calefacción, puertas, ventanas y aire acondicionado. También puede presentarse en exteriores y ser trasladado a través de nuestra ropa, nuestras mascotas y la suela de nuestros zapatos.

Podríamos decir que no importa el medio de transporte, lo que importa es que el medio que lo hace proliferar: la humedad.

Si lo pensamos un poco, no es extremo que el moho o la humedad de las paredes aparezca, pues los materiales de construcción proveen su estancia; muchos poseen celulosa húmeda, como el cielo raso, la madera, el polvo, las pinturas, los empapelados, los aislantes… pare de contar.

Lo cierto es que, aunque nos acostumbramos a ver humedad, esta no es buena para nosotros. ¿qué síntomas te vienen a la mente cuando piensas en humedad? Exactamente, problemas del aparato respiratorio, congestiones, asma, alergias.

Cómo el desinfectante de manos podría arruinar su salud

Según la Organización Mundial para la Salud (OMS), la desinfección del ambiente y la prevención de la aparición de moho y humedad es vital para resguardar la salud de la sociedad (la Guía completa puedes consultarla aquí) Que tal si examinamos cómo eliminarla permanentemente:

Quitar el moho con lejía o cloro

utiliza medios de protección al limpiar moho
Siempre protégete al realizar cualquier tipo de limpieza

Principalmente en paredes blancas, este consejo es muy práctico. En una botella con atomizador puedes agregar partes iguales de lejía y agua. Luego puedes rociar sobre la zona afectada y con un cepillo frotar la superficie hasta que desaparezca.

Este proceso puede tomar días o semanas, así que te recomendamos tener paciencia.

El uso de grandes cantidades de lejía puede afectar tu salud, por ello, al aplicarlo asegura de utilizar mascarilla, guantes y lentes de protección.

Asegúrate también de que al momento de la aplicación el lugar este aireado, ya que puede causar mareos o incluso intoxicación al estar expuesto por tiempo prolongado. Recuerda también no mezclarlo con otros productos de limpieza, pues esto crea vapores tóxicos que podrían ocasionarte problemas de salud.

Elimínelo con peróxido de hidrógeno

limpiar moho con guantes

Suena a químico mortal, pero en realidad es un producto que tienes en tu gabinete de primeros auxilios: agua oxigenada.

Aplica un poco en la zona afectada y dale 15 minutos para qué actué. Luego de ese tiempo, frota con fuerza para retirar la humedad.

Para aplicar este producto también deberías utilizar guantes y ventilar la zona; no olvides alejar a los niños hasta que termines de limpiar.

Utiliza agua, vinagre y alcohol

Ya habíamos hablado de la opción ideal para paredes blancas; esta vez prestemos atención a la opción ideal y económica para las paredes de color.

En un recipiente, mezcla en partes iguales agua tibia, vinagre y alcohol.

Esta combinación tiene la particularidad de ablandar el moho o quitar las manchas que este produce, además de brindarte una sensación de limpieza en el ambiente.

A veces es mejor buscar ayuda profesional

Si todos tus intentos se han visto frustrados, quizás se trate de un tipo de moho peligroso; por ello, no está demás llamar a un especialista para que realice una evaluación concienzuda sobre tu propiedad.

ayuda profesional para eliminar el moho

El fin es protegerte, y para lograrlo, el especialista puede recomendar varias opciones que dependerán de la gravedad del caso.

Lo principal es eliminar la humedad y evitar que esta vuelva a presentarse, por lo que quizás las opciones terminen con una impermeabilización.

En cuanto a eliminar el problema, las alternativas podrían ser superficiales o profundas dependiendo de la extensión del daño; es decir, podría tratarse solo del reemplazo de algún trozo de yeso, o podría necesitarse la eliminación de pared, muros o incluso el tratamiento de los cimientos.

Si se trata de construcciones antiguas, quizás el especialista te recomiende el tratamiento sobre aquellas partes del fondo que quizás pueden ser vulnerables, ya que, al eliminar el riesgo en ellas, también se aminora la posibilidad de aparición del problema en las capas superiores.

 Controla la humedad

Para controlar la humedad en un ambiente, puedes apoyarte en humidificadores y en el aire acondicionado, ya que estos te permiten controlar los cambios de temperatura del aire, lo que también significa controlar la variación en la humedad.

Utiliza estos factores durante meses húmedos y asegúrate de que tu casa tenga ventilación. Para ello puedes apoyarte en extractores; estos aparatos suelen utilizarse en áreas propensas a tener humedad, como los baños, el área de lavado y la cocina, lugares donde actúa como un recolector y luego emite todo hacia el exterior de la casa.

Es muy importante retirar la humedad y secar el área afectada, sobretodo en el caso de una inundación. En esos casos retire el lodo, limpie la zona y seque el área dentro de las primeras 48 horas.

Otro factor se relaciona directamente con el agua: las filtraciones y las tuberías. En casa eventualmente se presenta problemas con las tuberías, lo que representa un problema sobre los pisos, las paredes y los techos. Aleja esa humedad lo más rápido posible. Solicita a un especialista que se encargue del problema, pues así el moho no podrá crecer.

Si tu casa es muy húmeda procura alejar las alfombras de ella; no importa el tipo, así sean decorativas en salas o sótanos o de baño, estas suelen recolectar no solo agua, sino también polvo y suciedad, factores que incrementar la presencia del moho.

TE PUEDE INTERESAR