viernes, junio 24, 2022
InicioBienestarVerdades psicológicas que pueden facilitarte la vida y no podrás Creer

Verdades psicológicas que pueden facilitarte la vida y no podrás Creer

A veces, si nos damos el tiempo, quizás podamos analizarnos a nosotros mismos y notar patrones; sí, tenemos un apego gigante a ser diferentes, pero en realidad muchos actuamos con cierta tendencia a repetir ciertas cosas como sociedad, incluso algunas ideas las aseveramos como ciertas, porque el conglomerado que nos rodea así lo afirma. Ojo, esto sonó a acusación, pero no lo es, tan solo quiero consideres que generalmente así actúa la mente: dependiendo del nivel de importancia, algunas ideas se quedan y forman parte de lo que aplicamos diario y otras cosas simplemente pasan desapercibidas, estas se ven influencias por lo que nos rodea y listo: norma.

Tratemos de analizar hoy cuatro verdades que quizás no habíamos considerado a profundidad y que nos permitirán liberar un poco la tensión asociada a ellas (y Dios sabe que lo necesitamos).

A nadie le importa lo que haces

Muchos creemos que la mayoría de las personas están pendientes de lo hacemos o no, incluso por eso, si nos caemos en la calle nos levantamos enseguida porque quizás en esa micra de segundo evitemos que alguien lo note o que quizás entienda “hey, no pasó nada”. Lo cierto es que ese temor se desprende de una verdad que toman como cierta y nos hace sentir fuertes, pero es falsa. Se escucha muy cool y es el himno de generaciones adolescentes decir “no me importa lo que la gente piense” pero la verdad es que estamos muy enfocados en lo que dirán de nosotros o la imagen que damos sobre NOSOTROS. Nos fijamos en las críticas y los detalles para evitar ser juzgados, cuando en realidad esa visión de “la gente” es tan solo la excusa que usamos para limitarnos.

¿Recuerdas lo que todos tus compañeros de trabajo usaron en la oficina ayer? No, ¿cierto? El cerebro es selectivo y te muestra lo que para ti es importante, así que, si te das cuenta que alguien está muy pendiente de ti, o tu estas muy pendiente de alguien, quizás hay una fijación positiva o negativa allí, eso normalmente no pasa con todo el mundo. ¿estás seguro/segura de que no te gusta o que no te envidia? Por ejemplo.

Marco Aurelio, uno de los padres del estoicismo
Marco Aurelio, uno de los padres del estoicismo

Solo puedes controlar lo que piensas y lo que haces

Sí señores, nos gusta creer que somos todopoderosos, pero no es así. Generalmente nos llenamos de estrés porque nos colmamos de expectativas y reglas autoimpuestas, pero la verdad es que deberíamos tener una visión más estoica sobre las cosas, ya que la verdad es que solo podemos controlar nuestras reacciones.

¿No has notado que, si llegas tarde, te estas molestando contigo porque no previniste la situación, o con un auto que quizás podía o no llegar? ¿Qué vas a controlar, el pasado o cosas y objetos que no están en tu mano? Solo puedes controlar como reaccionas, como lo ves, lo que haces a partir de allí. Lo que me lleva a un enorme punto: LOS PENSAMIENTOS. Lo que creemos de las cosas nos influyen. Creer que llegar tarde es el fin de tu vida, es un pensamiento recurrente que convertiste en creencia ¿no? Pensar que decirle a alguien que lo amas es ser débil es una creencia que modificara tu conducta… pero qué pensar y qué hacer, ESO SÍ ESTA EN TUS MANOS. Decide sabiamente.

Foto de Mel Robbins
Mel Robbins, genial autora de The 5 Second Rule

Es posible engañar a tu cerebro

¿Le creíste a tu ex entonces tienes la completa seguridad de que tu cerebro es falible? Quizás es cierto, pero no hablo de eso. ¿Quieres procrastinar menos? “La motivación es una porquería porque no aparece cuando la necesitas” dice la autora de la Regla de los 5 segundos, estudio donde se nos explica que hay una ventana de 5 segundos o menos que podemos utilizar haciendo una cuenta regresiva (5…4…3…2…1) en la que detendrás a tu cerebro para que no te diga que te quedes cómodo en tu cama, por ejemplo. Eso sí, en esos 5 levántate y actúa.

¿Quieres engañar a tu cerebro para regalarte un poquito de alegría? También puedes engañar a tu cerebro sonriendo, pues él entiende la mueca como algo bueno, también puedes escuchar música alegre o rodearse de gente feliz. La felicidad es contagiosa.

Aceptar que cometes errores y tienes miedo te hace más humano

Foto de Brené Brown
Brené Brown (Búsquenla…solo eso diré)

Yo también odio equivocarme, odio pasar vergüenzas y me conto la amiga de una amiga que decirle “Te Amo” a alguien que te responde que no siente lo mismo es horrible… si, evitamos el dolor o la incomodidad a toda costa y la palabra “vulnerabilidad” nos asusta (es más hasta confesar que algo nos asusta nos cuesta).

Una vez escuche a Will Smith contar lo que sintió la primera vez que iba a lanzarse de un helicóptero; dijo que desde la noche anterior no dejaba de pensar en esa sensación de vacío y en las muchas cosas que podrían salir mal. Ese sentimiento lo acompaño hasta que por fin estuvo al borde de la puerta del helicóptero, a muchísimos metros de altura y se dispuso a saltar. Dijo que una vez lo hizo sintió mucha paz y le encanto la experiencia, así que lo que lo atormento realmente fue la anticipación, el miedo; todo eso le mancho una experiencia que definió como increíble, y concluyo que hay cosas grandiosas un paso más allá del miedo.

lanzarse de un helicoptero

La clave está en reconocer que existe una importante tendencia al miedo, al no mostrar quien eres, a no dejarse ver; una aversión terrible a equivocarnos y dejar ver que todos somos humanos imperfectos. No nos damos cuenta que dichas negaciones tan solo nos alejan, y sí, quizás es una sensación algo agridulce, pero al dejar esa fase atrás quizás nos encontremos con el amor, la alegría, la compasión, el sentido de pertenencia… hagamos las cuentas y reflexionemos: ¿vale la pena para mí? ¿y si me doy la oportunidad de dar el paso siguiente al miedo, qué pasaría?

TE PUEDE INTERESAR