domingo, junio 26, 2022
InicioNoticiasEncarcelan a una oficial de prisión tras descubrirse su romance con un...

Encarcelan a una oficial de prisión tras descubrirse su romance con un preso

Una oficial de una prisión de máxima seguridad mantuvo una relación con un recluso y termino cumpliendo una sentencia de 10 meses de cárcel.

Scarlet Aldrich trabajaba en la prisión de máxima seguridad HPM Sutton, cerca de York en Inglaterra, cuando en el 2019 inicio su relación con un recluso identificado con el nombre “Jones”.

Oficial condenada a prisión tras descubrirse su romance con  un preso

Según declaraciones, la oficial fue vista por primera vez conversando con el recluso en el área de taller de la prisión. La interacción fue aumentando paulatinamente en dicho lugar hasta que las conversaciones alcanzaban duraciones de incluso dos horas sin ser interrumpidos.

Algunos reclusos indicaron que las conversaciones tenían un tono de coqueteo, por lo que comenzaron a existir sospechas al respecto.

Tiempo después, la interacción ya no era un simple coqueteo sino una relación amorosa, cuestión que fue confirmada luego con distintas pruebas.

Aldrich parecía muy invertida en la relación, a tal punto que contrabandeo el ingreso de un celular con sim en la penitenciaria con el fin de interactuar con mayor frecuencia.

Algunos compañeros de la oficial trataron de advertirle o recordarle sobre las consecuencias de tales interacciones, sin embargo, ella hizo caso omiso a las advertencias; luego se comprobó que la oficial incluso llegó a realizarse un tatuaje alusivo al número de celda de Jones.

Los superiores de Aldrich descubren el amorío

Tras comentarios y sospechas los superiores de Aldrich decidieron indagar sobre el hecho. Aunque al principio solo se hablaba de coqueteo, algunos reclusos comentaron que existía cercanía entre ellos. Tras estas declaraciones, la celda de Jones fue revisada y encontraron dentro de ella cartas de amor.

Abandonó a su bebé en el baño. ¡Las cámaras lo captaron todo!

Aldrich fue suspendida y confeso ante sus superiores que la relación había comenzado luego de un violento rompimiento con su ex.

Al principio el fiscal argumentó que el recluso no tenía ningún interés en ella y que Aldrich lo entendía; dijo que había aprovechado su vulnerabilidad para obtener el celular. Luego comentó de diferentes amenazas y sobre un pago de 5000 euros solicitado a través de su teléfono personal, sin embargo, tiempo después, la policía intercepto una fotografía de un tatuaje dirigida a Jones.

Oficial Scarlet Aldrich mostrando sus tatuajes

Dado que las sospechas fueron confirmadas y Aldrich se encontraba en custodia, fue sometida a un examen médico para verificar la existencia del tatuaje; efectivamente luego del examen se verificó que la fotografía correspondía a un tatuaje en unas de las piernas de la oficial.

Según alegaciones Aldrich tenía para ese tiempo una cortada en su rostro y el recluso le proveía apoyo y confort. También resaltaron que no existió actividad sexual entre ellos.

La sentencia

Al tener todas las piezas para una acusación formal, Aldrich fue llevada a juicio. El juez encargado del caso, John Thatckray QC declaró que sus acciones habían sido imprudentes y que habían puesto en peligro la seguridad de la prisión; recalcó que a sabiendas, había quebrantado los principios de su propio entrenamiento e incluso se había permitido a sí misma la ejecución del crimen de contrabando. Indicó que argumentar que se trataba de un amorío no excusaba la violación de sus principios y su conciencia; tampoco el quebranto de su juramento.

“Esta era una prisión de máxima seguridad donde los teléfonos móviles y las tarjetas sim son utilizadas como moneda, proveen poder, influencia y distorsionan la vida en prisión” (…) «Tú vulneraste la confianza que te fue dada»

Juez Thatckray

Scarlet admitió los cargos impuestos, siendo estos: mala conducta en un cargo público y contrabando de un teléfono móvil en una prisión para su beneficio propio.

En abril de 2021 la sentencia fue establecida y Aldrich fue condenada a pasar 10 meses de prisión.

Rejas de prisión

Otras consideraciones

Scarlet Aldrich había iniciado su carrera en el servicio de penitenciarias argumentando que deseaba ayudar a las personas; también indicó su deseo de seguir los pasos de su madre y su padrastro, quien son oficiales de policías en la actualidad.

El juez aclaró que tomó en consideración que la ahora reclusa no había tenido problemas previos con la ley, pero que sus cargos se veían agravados dado que su ejecución se realizó en una prisión de máxima seguridad.

También recalco que ella había provisto el celular para facilitar la comunicación con el recluso y que no se había comprobado la realización de ningún otro crimen a través de él; aclaró que, aunque el mismo representa un posible riesgo inminente, él evaluaría los daños que efectivamente se realizaron y no solo la posibilidad de riesgo.

Aseguró que lo mínimo para el caso debían ser los 10 meses en prisión que se le habían impuesto.

TE PUEDE INTERESAR